Detergente Líquido


A la hora de buscar un buen detergente y conseguir la mejor solución de limpieza, lo primero que nos encontraremos en las tiendas es la disyuntiva clásica de si lo elegimos en estado líquido, o bien si apostamos por uno en polvo. Y es que cada uno de ellos tiene características diferentes que deberían de ser evaluadas antes de tomar una decisión.

En esta sección nos especializamos en el ámbito del detergente líquido, por lo que encontrarás diferentes modelos, en distintos formatos.

Detergentes líquidos vs detergentes en polvo: ¿Qué es lo que más nos conviene en cada caso?

Lo cierto es que ambos tipos de detergentes son buenos, pero esto no quiere decir que los dos valgan para todo. Por lo general, los detergentes en polvo suelen ser mucho más potentes, pero algo más agresivos dependiendo del uso que se les vaya a dar. El detergente líquido es mucho más suave.

Por ejemplo, podemos utilizar un detergente en polvo cuando tengamos que quitar una mancha que no salga de otra manera, mientras que usaremos uno líquido si tenemos que tratar manchas habituales, como las producidas por el vino, por las salsas, así como por los aceites.

Los detergentes en polvo funcionan mucho mejor con aquellas partículas de suciedad más incrustadas, más gruesas. En el momento en el que se ponga la máquina, el propio movimiento del agua conseguirá que se empujen las partículas del detergente lo que hará, a su vez, que empuje las partículas de suciedad de las fibras. Es por ello, por lo que se utilizan en entornos en dónde hay que enfrentarse a un tipo de suciedad más considerable y difícil de eliminar; por ejemplo, para poder lavar los uniformes de los mecánicos, entre otros muchos usos.

Por otra parte, la principal característica del detergente líquido es que se puede mezclar de forma más sencilla con el agua, logrando que esta pueda circular más libremente por el interior de las prendas. Se considera una muy buena opción como tratamiento para prendas delicadas; aquellas que, por su composición, se consideraría un error lavarlas con un detergente en polvo, ya que se podrían estropear con facilidad. Otra de las ventajas de los detergentes líquidos es que pueden usar como pre-tratamiento; es decir, para tratar aquellas manchas algo más complejas antes de meterlas en la máquina, consiguiendo que sean más fáciles de quitar una vez que ya se estén lavando.

También son más fáciles de utilizar, y no hay que tener tanto cuidado con ellos.

En el caso de que no sepas muy bien qué tipo de detergente deberías usar para cada situación en cuestión, debes saber que nuestro sólido equipo de atención al cliente está esperando para poder echarte una mano con todo lo que te haga falta, para solucionar tus dudas.

También te pueden interesar estas secciones: